Buscar
  • mamás latte

Aprendiendo de las mamas inuit

Actualizado: 28 de mar de 2019



Muchas veces buscamos las técnicas más novedosas respecto a la crianza y en ocasiones la sabiduría milenaria tiene muy buenos consejos y sugerencias. Ayer leí un artículo que me encantó, para quién quiera leer el artículo original lo puede encontrar aquí https://www.kqed.org/mindshift/53327/can-inuit-moms-help-me-tame-my-3-year-olds-anger.


El artículo cuenta lo que esta mamá aprendió de las técnicas inuit para enseñar a los niños inteligencia emocional.

"Durante miles de años, los inuit han criado niños en uno de los lugares más duros de la Tierra. Durante ese tiempo, han desarrollado un conjunto de herramientas poderosas para padres para enseñarles a los niños la inteligencia emocional, especialmente cuando se trata de la ira."

De estas herramientas, el principal aprendizaje que obtuvo Michaeleen fue: nunca le grites a un niño pequeño. Para las mamás inuit gritarle a un niño es impensable, simplemente no tiene sentido hacerlo y no va a resolver tu problema, además impide la comunicación entre el niño y la mamá ya que cuando está en medio del berrinche no tiene posibilidad de aprender. A veces lo mejor es simplemente guardar silencio, ofrecer al niño un abrazo o intentar esperar y sobre todo no engancharte con el berrinche de tu criatura o tomártelo personal.

Una vez que el niño está en calma, se pueden utilizar recursos como la fantasía y el teatro. Los inuit educan a través de historias y dramatizaciones, a mi nunca me ha gustado esta parte de lograr que hagan algo a través de historias que infunden miedo (quién no tiene un recuerdo de alguna tía o abuelita contando historias de lo que te pasaba si te salías solo a la calle) pero bueno, se entiende, los inuits viven en condiciones extremas y tal vez es su herramienta para asegurar la supervivencia de los pequeños.

Lo que sí me gustó es el uso de la dramatización. Michaeleen cuenta que después del berrinche, cuando había pasado lo que más le preocupaba que eran las cachetadas a mamá o las patadas al intentar cargarla, esperaba a que Rosy estuviera más calmada y le decía:

- Rosy, pégame

Está petición deja al niño pensando: "¿Qué debo hacer?" Si el niño golpea, es importante que no se le regañe pero que papá o mamá digan dramáticamente"Oooooouch eso duele!"

El objetivo es darle al niño la oportunidad de practicar el comportamiento adecuado en un momento en que el niño está abierto al aprendizaje y no tiene carga emocional. Durante la dramatización papá o mamá deben mantener un tono juguetón.

Cada vez que Rosy me golpeaba, no importaba lo fuerte que abofeteara y lo furiosa que estaba, no me enojaba. En cambio, decía de forma dramática, "¡Oh, eso duele! ¡sí que duele!" Para demostrar que golpear lastima física y emocionalmente.

Entonces le hacía esta pregunta, con un sentido exagerado de dolor y sufrimiento: "¿No te caigo bien?".

Inmediatamente veía cómo la niña se quedaba pensando, estoy haciendo algo que lastima a mamá?. Después de un mes, Michaeleen hizo lo mismo:

"Rosy, ¿por qué no me pegas?" "

No," respondió Rosy.

"¿por qué no?" Yo pregunté.

"Porque te amo", susurró ella.

Qué les parece esta forma de enseñar a los niños a través de las historias y la dramatización?


17 vistas

©2018 by mamá latte. Proudly created with Wix.com