Buscar
  • mamás latte

historias de lactancia

Actualizado: 27 de mar de 2019



Todas hemos escuchado el lado romántico de la lactancia, que crea un vinculo poderoso entre mamá y bebé, que la leche materna lo va a proteger aún años después de que dejes de amamantar, que es el mejor alimento y que si tiene tu leche no necesita nada más. Lo que a mí nadie me dijo es que no siempre tienes la suerte de que tu bebé se pegue a la primera y listo, a alimentarlo de ti. En mi caso, los primeros dos meses fueron muy difíciles, recuperándome del parto y preguntándome por qué me dolía tanto, busqué a amigas, a consultoras de lactancia, a pediatras. Cada que llegaba la hora de darle de comer sentía un nudo en el estómago de imaginarme el dolor. Empezaba y el primer minuto tenía que apretar los pies para aguantarlo. Al final después de muchas visitas con consultoras y amigas que habían tenido mucha suerte con la lactancia, nunca nadie me pudo explicar por qué me había lastimado tanto (No, no era frenillo y también me checaron el agarre mil veces) Con los pezones súper lastimados estuve a nada de tirar la toalla por ahí del mes. Compré nipple shields y tuve que ignorar el miedo que me daba cuando leía en foros que después ya no iba a querer pecho si tomaba a través de plástico (... si me costo un poco pero no fue imposible). Después de unos días, al fin mi piel se recuperó pero lo que en verdad me permitió continuar amamnrando fue cuando me hice a la idea de que no pasaba nada, que de plano era mejor estar feliz y tranquila dándole fórmula que obsesionándome con la lactancia. Compré mi primer bote de formula y dije listo, la siguiente, si me sigue doliendo tanto, cambio. Solo cuando deje ir la expectativa y la obsesión con hacer lo que creía que tenía que hacer pude amamantar con tranquilidad. Al final logré 7 felices meses antes de decir listo, hasta este momento me siento bien. Hoy sigo pensando que solo tú sabes lo que tú y tu bebé necesitan, cada historia es diferente, yo escuchaba a muchas mamás quejarse de no producir tanta leche, en mi caso además del dolor yo tenía sobreproducción, que es algo que no sabía ni que existía, pero esa ya es otra historia. Mi aprendizaje fue, investiga, asesórate, busca apoyo de otras mamás o de expertas y al final escúchate a ti misma porque no hay duda, happy mom, better mom.

7 vistas

©2018 by mamá latte. Proudly created with Wix.com